Soluciones para la Agricultura Ecológica y Autocultivo Orgánico

Riego Automático

Macetas y Camas de Cultivo

Enmiendas y Bioestimulantes

Pesticida Orgánica

Charola para Trimear

Microbiana Benéfica

Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

¿Qué es Suelo Vivo (Living Soil)?

Suelo vivo, o Living Soil en ingles, es una comunidad de microorganismos eficientes, materia orgánica y órgano-minerales que trabajan juntos para proporcionar una nutrición vegetal valiosa a las plantas y a la vez, autorregular la salud del suelo. Un Living Soil debe tener una nutrición vegetal con macro y micronutrientes balanceados, materia orgánica para microorganismos, aireación y retención de agua.

Microorganismos Eficientes son Esenciales en Living Soil (Suelo Vivo)

Los microorganismos eficientes son esenciales para descomponer la materia orgánica, reciclar el material vegetal viejo y autorregular patógenos. En su mayoría los microorganismos son invisible y son la diversidad genética del suelo. Estos provee una absorción más fácil de los nutrientes por las plantas, una erosión limitada, una mejor aireación y menor necesidad de riego. Se puede usar una combinación de materiales orgánicos como abonos y estiércol, fibra de coco, turba, corteza de árbol, humus de lombriz, composta de hoja, cascara de arroz, piedra pómez, vermiculita, y mucho más para hacer una base para el suelo vivo. Como todos los seres vivos, un suelo vivo (Living Soil en ingles) necesita agua, y que fluye, para aportar hidratación y nutrientes a las raíces. El agua se almacene material porosos para su uso posterior.

La vida más beneficiosa requiere oxígeno para sobrevivir y un Living Soil (súper suelo) complejo y asegura que el aire y la humedad se ciclen para mantener las raíces oxigenadas. Los abonos orgánicos del suelo, como son harinas vegetales o marinas, por ejemplo, harina de semilla de Neem, harina de alfalfa, harina de camarón, y harina de alga marina, deben ser degradados por microorganismos para que las plantas los utilicen y los tres microorganismos importantes para que un Living Soil funcione correctamente son las bacterias, los actinomicetos y los hongos. 

La Vida en Living Soil es La Microbiología Benéfica

Las bacterias son microorganismos unicelulares que existen en la mayoría de los hábitats de la tierra y son el grupo más dominante en el suelo. Las bacterias están presentes en todo tipo de suelo. Aunque las bacterias pueden vivir en condiciones de inanición y deshidratación, se reproducen rápidamente cuando existen condiciones óptimas en el medio ambiente, como agua y alimentos. Tener una población bacteriana diversa aumenta la productividad del Living Soily el rendimiento de los cultivos con el tiempo, al mismo tiempo que ayuda a la descomposición.

Los actinomicetos son similares a las bacterias y los hongos, pero sin la quitina y la celulosa que tiene las paredes celulares de los hongos. Actinomicetos aumentan en presencia de materia orgánica en descomposición. Las temperaturas de 25-30° C son ideales para el crecimiento de actinomicetos y los más comúnmente encontrados son thermoactinomyces y streptomyces que ayudan a prevenir mohos, hongos y otros patógenos del suelo.

¡Un Living Soil Balanceado debe tener Bacterias y Hongos!

Los hongos son superados solo por las bacterias en su abundancia en Living Soil y la calidad del suelo tiene un efecto directo en su número. Se encuentran en todos los suelos y tienen micelio filamentoso, compuesto de hifas individuales. La calidad y cantidad de las materias orgánicas presentes en el suelo tienen un efecto directo sobre el número de hongos. La degradación de la materia orgánica junto con la ayuda en la agregación del suelo son las principales funciones de los hongos en el suelo. Además, ciertas especies de hongos producen sustancias similares a las húmicas. Algunos hongos también ayudan en la movilización de fósforo y nitrógeno del suelo. El establecimiento de raíces se vuelve mucho mas fácil cuando se introducen hongos micorrízicos. "Myco - rizal" significa "hongo - raíz"   o la relación simbiótica entre ambos. Los filamentos micorrízicos de hongos en el suelo son extensiones vivas de los sistemas de raíces de las plantas y son más efectivos en la absorción de nutrientes y agua que las raíces mismas, ya que las hifas, o raíces de hongos, crecen mucho más rápido y más largo que las raíces de la planta misma.

Living Soil Igual a Plantas y Humanos Más Saludables

Cultivar con insumos y métodos orgánicos no solo proporciona plantas más saludables porque se cultivan sin pesticidas o fertilizantes tóxicos o persistentes, sino que también contribuye a un planeta más saludable. El cultivo en suelo orgánico vivo genera carbono con menos desperdicio mientras mantiene los pesticidas y fertilizantes tóxicos fuera del suelo, nuestra agua y nuestros cuerpos.

Living Soil es Regenerativa

Living Soil permite al productor reutilizar la tierra durante muchos años, lo que le permite ahorrar dinero en mano de obra, fertilizantes y sustratos de cultivo. Como cultivadores/productores, siempre estamos trabajando para minimizar nuestra huella y los suelos vivos logran consistentemente mayores rendimientos y pureza orgánica. 

Living Soil Produce Medicina y Comida Sanas

Living Soil, suelo vivo, produce comestibles y medicinas derivados de plantas, más nutritivas y mucha más efectivas.

La Naturaleza Nos Guía®