Soluciones para la Agricultura Ecológica y Autocultivo Orgánico

Riego Automático

Macetas y Camas de Cultivo

Enmiendas y Bioestimulantes

Pesticida Orgánica

Charola para Trimear

Microbiana Benéfica

Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

¿Qué es la Fertilización Orgánica?

La fertilización orgánica consiste en agregar fuentes nutritivas producidas a base de materiales 100% de origen natural. Nosotros solo usamos nutrición vegetal de otras plantas, vida marina (p.ej., pescado, cangrejo, camarón), guanos de aves, murciélagos o animales rumiantes de libre pastoreo. Este tipo de fertilización de biproductos naturales puede ser de lenta hasta en casos, rápida asimilación.

Los Beneficios de Fertilización Orgánica

  • Fortalece la microbiología del suelo.
  • Estimula la actividad de plantas a base de hormonas y microorganismos
  • Aporta nutrientes y minerales.
  • Aporta materia orgánica que son futuros nutrientes vegetales y alimento para la microbiología y mejora las condiciones físicas del suelo.
  • Muy alto nivel de aprovechamiento
  • Más nutrición, más brix y mejor sabor en las cosechas. 
  • Sin contaminación química sintética. 

Por su lenta liberación de nutrientes se recomienda fortalecer el suelo antes de sembrar y activar la microbiología para que comience a trabajar, liberando nutrientes durante a lo largo de todo el desarrollo de la planta.

Este método consiste en transformar las fuentes nutritivas (materias primas de origen natural, disponibles localmente preferiblemente) generalmente a base de microorganismos, para obtener un producto con nutrientes disponibles para las plantas.

Las materias primas que puedes utilizar van desde estiércoles de ganado libres de hormonas y medicamentos hasta harinas de pescado, alfalfa o cangrejo.

Existen diferentes organizaciones tanto mundiales, regionales y locales que regulan los productos orgánicos, puedes encontrar un listado de materiales orgánicos.

La fertilización orgánica requiere de una planeación ya que este tipo de fertilizantes actúan de manera lenta con respecto a lo que son los químicos, no esperes a que tu planta presente deficiencias para actuar. recomendamos aplicaciones entre cada 15 y 30 días (en luna menguante de ser posible) para asegurar cosechas saludables, igualmente en el control de plagases importante aplicarlo de manera preventiva para evitar que tengas que usar algún tóxico en tu cosecha.

La fertilización orgánica, NO ES COMPATIBLE, con cloro (generalmente el agua del suministro público, contiene cloro (Cl) ) y  se recomienda agregar un mulch o mantillo.

Algunos tipos de fertilización orgánica son:

  • Composta - Es la transformación de residuos vegetales y en ocasiones animales en insumos hortícolas (nutrientes y mejorador de estructura del suelo).
  • Té de Composta - Es una solución líquida de composta con microorganismos activados, es utilizado para aplicaciones de composta después de siembra en procesos de crecimiento vegetativo de las plantas.
  • Te Líquido - consiste en diluir harinas nutritivas como humus de lombriz, bokashi, composta, y otras enmiendas como harina de alfalfa, algas marinas, entre muchos en agua libre de cloro. Este método permite agregar cualquier nutriente necesario en cualquier etapa.
  • Biofermentos Liquidos - Utiliza microorganismos y melaza (fuente de energía) y consiste en fermentar en un proceso anaeróbico cualquier vegetal con propiedades y minerales específicos se pueden agregar quelatos, sulfatos y minerales para complementar los macro y micro minerales necesarios para las plantas (checar tabla de materias permitidas en las prácticas de agricultura Ecológica), tarda aproximadamente 28 días el proceso.
  • Abonos Sólidos Fermentados - Es un proceso de descomposición aeróbica, donde los microorganismos y las altas temperaturas regulan cualquier agente patógeno, dejando nutrientes asimilables.